Opinión / ABRIL 25 DE 2021

¡Solo preguntas!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La reforma tributaria, mal llamada “reforma de transformación social solidaria”, impulsada por el gobierno nacional, en orden a recaudar 26.1 billones de pesos, es un exabrupto no solo por la situación económica de los colombianos que hemos padecido los avatares de esta pandemia, sino por las políticas de gobierno que, evidencian más de lo mismo y poco de transformación. Hoy quisiera compartir con ustedes solo preguntas; quizás ustedes, apreciados lectores, tengan también muchas otras preguntas sin resolver: ¿Qué entiende el gobierno por solidaridad? ¿Qué ha ocurrido con el recaudo del famoso cuatro por mil que, siendo una medida temporal, se convirtió en un dolor de cabeza para los colombianos? ¿Por qué hay personas que no están en el rango de ‘pobres’ o estratos inferiores y reciben beneficios económicos? ¿Por qué los dueños de la banca, no hacen un sacrificio que lleve a disminuir el ahogo económico y, en cambio, reciben prebendas, alivios económicos, mientras crecen sus dividendos? ¿Por qué los padres de la patria, no renuncian a salarios tan elevados, dádivas y comisiones? ¿Por qué se continúa legislando en medio de un sistema de contratación obsoleto, corrupto y politiquero? ¿Por qué si se habla de justicia, el gobierno nacional, gobernaciones y alcaldías, no se esmeran por pagar lo justo a los empleados, sin deducirles mezquinamente, sin exigir pagos por favores políticos y por qué siguen elaborando contratos por prestación de servicios, sin la seguridad social, equiparados a contratos a término fijo o indefinido? ¿Por qué no se combate la evasión de impuestos que permita el recaudo de tanto dinero que no llega a las arcas del estado? ¿Por qué se dice que el 60% del dinero de esta reforma será para aliviar las penurias y necesidades en el ámbito social, cuando el dinero se queda en burocracia, en contratos a terceros y no llega realmente a todos los hogares pobres? ¿Por qué no se combate frontalmente la corrupción que acarrea dolor, sufrimiento y grandes sumas de dinero quedándose en los bolsillos de particulares, mientras un grueso número de colombianos padece la extrema pobreza? ¿Por qué el sistema carcelario sigue sin la tan anhelada reestructuración, mientras se vician sus operaciones? ¿Por qué si los colombianos pagamos impuestos y se recauda tanto dinero por este concepto, no se ha podido garantizar la seguridad? ¿Por qué el interés de recaudar tanto dinero, si ni siquiera ha sido posible garantizar el empleo digno para muchos trabajadores y el desempleo sigue creciendo exorbitantemente? ¿Para qué tanto impuesto, si el sistema de salud sigue en cuidados intensivos? ¿Por qué se pretende aniquilar a la clase media, aplicando rentas e impuestos, cuando ni siquiera el dinero que se percibe alcanza para una canasta familiar digna? ¿Por qué se quiere impulsar una reforma cuando los mismos proponentes desconocen en realidad el costo de los elementos básicos de la canasta familiar? ¿Por qué se busca gravar incluso la mesada pensional que ha significado el ahorro de los trabajadores a lo largo de su etapa productiva, cuando el gobierno ni siquiera ha sido capaz de cumplir sobre las mesadas adicionales? ¿Por qué se quiere gravar incluso a los lugares de cultos, cuando las iglesias pagan impuestos y realizan obras sociales que, de suyo, le corresponden al gobierno? ¿Qué ha pasado con el dinero recaudado por comparendos y multas a infractores durante la pandemia? ¿Por qué no se revisa el TLC y reconocemos que hemos afectado el bolsillo de comerciantes y los transportadores se han visto a calzas prietas para suplir sus necesidades básicas? ¿Por qué no se hace frente al contrabando? ¿Por qué se dedica tanto tiempo a estudiar una reforma y luego, buscar su aprobación, mientras el debate sobre el salario mínimo termina por definirse a través de un decreto presidencial? ¿Por qué se sigue abriendo horizontes a las multinacionales que explotan la tierra, pagan salarios de hambre y se llevan la riqueza del pueblo colombiano? ¿Por qué se quieren gravar los productos del campo, cuando en Colombia hay muchas zonas y regiones cercanas y apartadas, sujetas al olvido del estado? Antes de una reforma tributaria, primero debiera impulsarse una reforma al sistema político, a la justicia, para hacer frente a tantos problemas, pues se podrá recaudar mucho dinero, pero si no hay mecanismos de control exigentes, el dinero se esfumará y de nuevo se tendrá que pensar en una reforma a la reforma.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net