Opinión / OCTUBRE 25 DE 2020

Somos minga

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La minga es una tradición de trabajo colectivo, con fines comunitarios y de utilidad social, según minga en movimiento, “la importancia de la minga radica en el valor actitudinal del evento, ya que ante la convocatoria de los líderes, la gran mayoría de la población acudía al llamado, se movilizaba y organizaba de tal manera, que el esfuerzo físico que la minga representaba, se convertía en una verdadera celebración de vida, de amor, en una auténtica fiesta”. La minga en Colombia ha tomado su propia identidad, convirtiéndose en una expresión de libertad, de movilización y lucha por una vida digna; de resistencia a la usurpación y a la depredación de sus territorios, por parte de las multinacionales; de rechazo a la persecución y al exterminio de sus líderes, a causa de la violencia perpetrada por las organizaciones criminales que actúan al margen de la ley; de rechazo a la ausencia del Estado, a las infamias, al atropello y al olvido en que se ha sumido a un pueblo ancestral y milenario, que solo pide que se respete su cultura y poder vivir en paz y en armonía con la madre tierra. 

Estamos cansados de preguntarnos ¿Qué está haciendo el Estado para proteger a las comunidades indígenas y a los líderes sociales?

En lo corrido del presente gobierno ya son centenares de líderes sociales e indígenas asesinados y varias amenazas e intentos de silenciar a los valientes periodistas que se atreven a contarle la verdad al país; pero cuando la minga se moviliza, despierta un sentimiento de identidad y nos hace recordar que somos colombianos verracos y que no nos amedrantan, ni con las amenazas, ni con los fusiles exterminadores que en un país como el nuestro, apuntan a quienes se atreven a pensar diferente, a protestar, a denunciar, a organizarse y movilizarse y a intentar cambiar el statu quo, o dicho de otra manera cambiar el estado de cosas que nos mantiene sumidos en la corrupción, en la pobreza y en el subdesarrollo. 

La minga en su recorrido hacia la capital del país, integrada por indígenas nasas, embera, guambianos, paeces, yanaconas, coconucos, ingas y totoróes, a los que se sumaron organizaciones sociales, afros y campesinas, se moviliza pacíficamente en busca de ser escuchada por el pueblo colombiano y por la comunidad internacional, ya que el gobierno se niega a escucharla y a brindarle apoyo y protección; ese mismo gobierno que hasta ahora ha sido indiferente y permisivo con quiénes movidos por interés oscuros intentan exterminar estas poblaciones.    

La minga ha logrado empoderar y generar conciencia en nuestro pueblo, despertándonos del letargo y el adormecimiento que nos impedía ver la realidad y entender quiénes son realmente los que nos han representado. Podemos decir que gracias a las movilizaciones de la minga y a las luchas sociales por parte de organizaciones de la sociedad civil, ya estamos preparados para dar ese gran grito de libertad que nos permita quitarnos definitivamente el dominio de los verdugos que hasta ahora nos han gobernado. 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net