l
Opinión / MAYO 18 DE 2024

Son coherentes

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Lo detalló en el canal deportivo cuando aseguró no jugar en un equipo de fútbol diferente al que le permitió debutar en primera, comentó Rusbel Caminante, y le escuchó afirmar que rechazó una oferta millonaria para jugar en el exterior. Por ser coherente, la hinchada lo respaldó y aplaudió. Está con él a pesar de las lesiones persistentes. Dicha experiencia le posibilitó comprender a Rusbel la tenaz rivalidad entre los principales políticos colombianos de las últimas décadas y que pocos entendidos no valoran a la hora de criticar sus procederes. El expresidente Uribe y el actual presidente, con posiciones políticas antagónicas, son coherentes entre lo que piensan y cómo actúan. Comprender dicha coherencia resulta clave para conocer rasgos de su trayectoria.

Cada cual es coherente desde su cuna, agregó Rusbel Caminante, uno, de ancestros ricos y potentados regionales, sin necesidades primarias, defendió como presidente a poderosos del país y les entregó las riquezas. Otro, de padres humildes y vida barrial pobre, con carestías básicas, propone reformas sociales para beneficio de los necesitados y cambiar al país. 

Juanita Lectora valoró dicha apreciación y adicionó cuán representativo resulta constatar lo lógico del actuar de ambos dirigentes. Los antecedentes de su coherencia se dieron igualmente a medida que compartieron ideales de vida con sus familias y amigos. Aquel se formó para defender los privilegios de unos pocos y este para luchar por la igualdad de derechos. Por ello, las decisiones de Uribe como gobernante y ahora como dirigente, guardan similitud con sus ideales. Petro plantea reformas de cambio tal como lo prometió; no podría ser de otra manera porque su carácter es coherente con aquella libre manera de pensar, acrecentada con el pasar de los años.

“La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía”, lo leyó Juanita de Mahatma Gandhi, agregó, expresidente y presidente, sopesan la felicidad de acuerdo con sus principios políticos y realizaciones sociales. Aquel se debate entre la coherencia de perpetuar la guerra para mantener privilegios; este, en ser coherente por la lucha para preservar la naturaleza y la vida. 

Rusbel Caminante comentó sobre la coherente decisión juvenil de aquellos dirigentes colombianos. Uribe, pasear en las haciendas, formarse para asumir importantes cargos públicos y acrecentar sus riquezas y poder; Petro, en denunciar atropellos y luchar por el barrio donde nació hasta tomar las armas para defender las leyes del país. Resulta claro afirmar que aquel defiende con uñas y dientes lo privado; este, lo público y mixto, con la fuerza de su palabra. Ambos saben quiénes son y qué hacen, son coherentes con sus objetivos de vida y propuestas para el país. 

A pesar de tal coherencia entre ambos personajes, remató Juanita Lectora, es indispensable anotar que son coherencias para analizar, necesarias de estudiar porque por sí solas aportan poco, como diría el escritor portugués José Saramago, “Deberíamos buscar la comprensión a partir de sus contradicciones, pues estas si nos aportan información de la vida y la realidad”. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net