l
Opinión / JULIO 31 DE 2023

Tejiendo sueños

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La Diócesis de Armenia es una institución que además de ejercer un liderazgo espiritual fundamental para el tejido humano de nuestra sociedad, hace un bien incalculable en el corazón de las comunidades.

Los programas que se lideran, no solamente brindan una oportuna ayuda material a los más desprotegidos, sino que además, confortan el alma de quienes sufren, alivian corazones lastimados y llevan palabras de aliento a quienes padecen desesperanza, desconsuelo y angustia.

Durante su historia, la Diócesis ha dejado huella en los quindianos, con su acción institucional colmada de compromiso social y también con la vida de sacerdotes, religiosos y religiosas, que se han convertido en referentes de servicio al interior de las parroquias, ayudando en incontables causas y cumpliendo la misión de orientar e inspirar a los seres humanos, con el Evangelio.

De muchos programas, hay uno que se ha convertido en obra suprema. Se trata de: Tejiendo Sueños de Esperanza, una iniciativa dirigida a niños, niñas, adolescentes y jóvenes en situación de vulnerabilidad.

Quienes requieren apoyo, llegan a una casa cuyas paredes guardan: comprensión, amor y ternura. Allí los acoge un equipo interdisciplinario que cuenta con psicólogos, trabajadores sociales y voluntarios que les escuchan y apoyan de forma inmediata. 

Se pueden encontrar espacios para utilizar el tiempo libre y formarse integralmente como: Salón de música, biblioteca, salón de artes, juego, teatro y oratorio, para que los participantes puedan resignificar su vida, mientras se restablecen sus derechos.

Están tejiendo sueños de esperanza, para quienes tienen sus vidas rotas por el maltrato, abandono, violencia, el sin sentido y las tantas situaciones que aquejan a los seres humanos hoy en día y que hacen daño, en especial a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes que se encuentran en las calles o han tenido dificultades al interior de sus familias.

Es un trabajo de recuperación de la dignidad humana, con el fortalecimiento de los valores esenciales, no solamente espirituales, sino también humanos, éticos y estéticos, que permite un nuevo comienzo, para quienes a pesar de contar con pocos años de vida, llevan a cuestas pesadas cargas de dolor.

Es un lugar de acogida, encuentro, alegría, sanación y avivamiento, donde se realizan labores fundamentales con el liderazgo institucional de la Diócesis en cabeza del señor Obispo Monseñor Carlos Arturo Quintero Gómez y un competente equipo de profesionales, que además de contar con conocimiento y experiencia para atender a las personas mencionadas, tienen su corazón colmado de sensibilidad para ser fuente de apoyo.

Es un fuego precioso, que arde bajo la inspiración del Espíritu Santo y enciende a corazones sumidos en la penumbra del desconcierto, el desánimo, la angustia y la desolación… Una hoguera de amor, vida y entusiasmo, que arde y permite que se recupere la capacidad para soñar.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net