Opinión / OCTUBRE 26 DE 2020

¡Un senador, sí!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Ya comienzan los escarceos en la política de la parroquia. Ya comienzan a llegar de todas partes quienes quieren pescar votos en la región. Ya aparecen los que invitan para demostrar su cauda, para colocarla al servicio de los visitantes. Ya comienzan por foráneos aspirantes a coquetear y tratar de conquistar a los ‘líderes’ y activistas para que su relación dure hasta el día de las elecciones y la infidelidad política aparezca con desprecio por lo nuestro una vez elegidos.

Y si alguna duda hay, los resultados mostrados por la prensa y las universidades muestran cómo nuestro departamento cada día cae en el ranking del desarrollo y el progreso. Aumento de la pobreza, pauperización de la economía, desplazamiento de puestos de trabajo por inmigrantes, aumento de delincuencia, falta de inversión del poder central, no en obras de impacto nacional, sino local. Y por si fuera poco, obras como aeropuertos en otros departamentos cuando aquí se ruega por una remodelación, construcción de obras en otras zonas del Eje Cafetero y la falta de presión y gestión desde el Congreso por nuestra tierra, por falta de doliente en el Senado de la Republica.

Algunos alegan que no es necesario tener alguien en el Senado, con respeto se debe decir que son funciones complementarias las de la Cámara de Representantes y el Senado, pero existen iniciativas en cada una de ellas y elección de funcionarios que son determinantes en la vida de la nación, y que el peso específico del senador es determinante en la gestión a favor de cada entidad territorial.

Por ello parodiando a un líder político de la creación del departamento es necesario elegir a alguien ‘que merque aquí’, que ‘viva aquí’, que sienta en carne y hueso nuestros problemas y proponga soluciones, la virtualidad nos ha dejado más aislados, y quienes han recibido los votos de nuestros ciudadanos no han respondido a nuestros intereses. 

De 466.412 personas habilitadas para votar para Senado en el Quindío, votaron 241.818 y la mayoría votó por candidatos de afuera, y hoy los resultados se ven en lo huérfanos que estamos. ¿A cambio de qué entregan esos votos agitadores y ‘jefes políticos’? ¿No tenemos gente buena para elegir? Debemos ponernos de acuerdo para elegir un senador del Quindío, y que no nos pase  como con los consejeros foráneos del gobierno pasado,  que llegaron sin nada, hoy se pavonean con lujos en la región después del fiasco y daño que le hicieron a nuestra gente.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net