l
Opinión / DICIEMBRE 29 DE 2015

Yo soy el hijo del cartel de Cali

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Circula el libro Yo soy el hijo del cartel de Cali, de William Rodríguez Abadía, allí  cuenta cómo se vivió al interior de la familia  la guerra   contra Pablo Escobar, los cuarenta meses en la clandestinidad, su  cautiverio  y  el proceso  8000.

Hijo de Miguel  y sobrino de Gilberto; siendo un bebé  mamá falsificó la firma de papá para llevárselo a Chicago y al regresar dedicó seis meses a aprender castellano. Informa que Chepe Santacruz Londoño inició  a su tío en el narcotráfico, juntos llevaron el primer kilo a USA por Panamá y México.

Liquidado Lara Bonilla,   el  tío escapó  a España,  pero cayó;   su padre logró la extradición  a Colombia y no a Estados Unidos  después de una batalla jurídica   “en la que circularon por  la madre patria  ríos de dinero comprando conciencias”.  Por los problemas de su progenitor le allanaban la oficina de abogado  cada dos semanas.   Cumpliendo  el “El pacto de Recoletos” de Madrid,  su padre aportó a  la campaña  Samper 4 millones de dólares en la primera  vuelta  y  6  en  la  segunda.  

El cuarto mosquetero del cartel era Hélmer Pacho Herrera  —el mayor   distribuidor de cocaína en Nueva York—  después de su padre, el tío  y  Chepe.  Regalaron diez millones de dólares a los jefes del   bloque  que eliminó a Pablo.  Carlos Castaño entregó a  Chepe para que la  Policía lo despachara   luego de torturarlo a fin de  sacarle información.  “Don Efra” fue baleado  por uno  de sus socios en su propia  oficina de Bogotá.    

En la cárcel un hermano parapléjico de Pacho  desde su silla de ruedas  descargo  un revolver  sobre  Henao  para vengar la muerte del pariente.

Seis sicarios con  pistolas 7.65,  silenciador   y  radioteléfonos,  iban  a perforar  a otro en un restaurante de Cali en 1996, pero al verlo dispararon 95 proyectiles,  fue herido y mataron su escolta.  

El cartel del norte de Valle liderado  por Orlando Henao Montoya   el Hombre del Overol   que tenía como  sicario preferido  al   expolicía   Wilber  Aliro  Varela Fajardo  Jabón,   ilusamente quería  tomar  el  control  del negocio,  respaldados por Castaño.   

El hijo del cartel se entregó en Panamá al agente Edward Kacerosky  y  negoció su  pena.    Vive tranquilo  en  USA   a  sus  49 años. 

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net