l

Ciencia / JULIO 16 DE 2023 / 10 meses antes

En la Tierra: más gente y menos comida

Autor : Diego Arias Serna

En la Tierra: más gente y menos comida

No cabe en la cabeza de nadie que habrá futuro, si no caminamos en la dirección correcta respecto a dos asuntos preocupantes: superpoblación y escasez de comida.

La humanidad está en una encrucijada si aspira a no destruir su hábitat, porque, así como produce los alimentos y destruye ecosistemas, colapsará el planeta. 

La Tierra tiene una superficie de unos 510 millones de kilómetros cuadrados (km2), pero el 70 % es agua, aunque ha habido pequeñas modificaciones, porque la acción del hombre ha ido corriendo las playas, como sucede en Holanda. Los neerlandeses llaman pólder a la superficie terrestre ganada al Mar del Norte, que es un 20 % de la extensión de Holanda. El gran problema radica en que la superficie para la agricultura aumenta lentamente comparado con el crecimiento de la población. 

Además, cuando el aumento del área cultivable viene por la tala de bosques, esa alimentación no es ‘sana’ porque el daño medioambiental afecta a la población. Según una investigación liderada por Thomas Crowther, del Instituto de Ecología de Holanda, durante una pasantía en la Universidad de Yale, le permitió afirmar: “Hemos destruido casi la mitad del número de árboles en el planeta y hemos podido ver los impactos que han sufrido el clima y la salud pública. Esta investigación nos ayuda a descifrar cuánto más esfuerzo requerirá el sanar los bosques a nivel global”. 

Reveló que el número de árboles se ha reducido en un 46 % desde el origen de la agricultura hace 12.000 años, y actualmente se talan más de 15.000 millones de árboles cada año. Si los bosques son fuente de agua, oxígeno, plantas medicinales, alimentación, etc., ¿qué planeta se les está dejando a las nuevas generaciones? ¿Cómo será la vida de los actuales habitantes del planeta azul? ¿Cuántos conflictos más surgirán en 2050 cuando la población sea de unos 10.000 millones de personas? 

Mientras talan árboles, nacen niños sin futuro. Veamos el crecimiento de la población: año 1 de nuestra era, 250 millones de habitantes. En 1650 el número iba en 500 millones; y se duplicó en 1.800. De 1.000 millones se pasó a 2.000 millones en 1900. Se espera que en 2050 se alcance la cifra de 10.000 millones. El 15 de noviembre de 2022, la ONU divulgó que el bebé 8.000 millones había nacido en República Dominicana. Además, anunció que de acuerdo con el informe Perspectiva de la Población Mundial, se prevé que India superaría a China como el país más poblado del mundo en 2023. Y así sucedió. 

La India ya supera a China en población 

El jefe del departamento de Población de la ONU, John Wilmoth, aseguró en abril pasado que la India superaría a China como país más poblado. Asimismo, los datos públicos de población en la web de esa organización que hacen el recuento ya otorgaban 1.428,6 millones de habitantes a la India y 1.425,7 millones a China, una diferencia de 2,9 millones. Sin embargo, hay que decir que la población mundial está creciendo a su ritmo anual más lento desde 1950, llegando a estar al 1 % en 2020. 

Hay otro problema que aparece con el mal reparto en el consumo de energía. Los países industriales – unos 42 – en el que están el Grupo de los 7 – EE. UU., Canadá, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Japón -, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), “los tigres” asiáticos y los de Oriente Medio como Israel y Kuwait, tienen la cuarta parte de la población mundial, pero utilizan las cuatro quintas partes del consumo de energía comercial, siendo los más contaminadores. Un norteamericano genera el doble de emisiones de dióxido de carbono que un suramericano. 

Además, la mayor parte de los países industriales tiene una población muy estable; sin embargo, el uso de recursos naturales y de energía continúa aumentando. Por otra parte, los países de economía media y baja poseen tasas de fecundidad altas, siendo mayor en los más pobres. Para agregar otro factor negativo, en esas naciones el embarazo en mujeres con menos de 18 años es alto. En Colombia, del orden del 20 % tienen hijos cuando la madre no ha terminado el desarrollo. Hay que preguntarnos: ¿Cómo se forma un bebe en el vientre de una adolescente? La Organización Mundial de las Salud define la adolescencia como el periodo de crecimiento entre los 10 y los 19 años. 

Este aumento de la población en los países de recursos económicos medios y bajos conlleva a la dificultad de resolver sus necesidades básicas de alimentación, salud, vivienda, agua potable, educación, etc. Pero los gobiernos en su ‘sabiduría’ se endeudan externamente, y como son casi todos corruptos, se roban parte del préstamo y de los impuestos que paga una población pobre. En esas condiciones los países quedan condenados al lastre de la deuda externa. 

Lea también: 
El cerebro, la ‘máquina’ perfecta

¿El planeta es sostenible? 

En febrero de 2021 la revista Nature Sustainability publicó un estudio en el que se sustenta que el sistema global actual de producción de comida solo puede alimentar a 3.400 millones de personas, sin traspasar los límites del planeta. Entonces, según el análisis de los expertos, apenas se puede conseguir comida para menos de la mitad de la población mundial de forma sostenible, sin poner en peligro la alimentación y la supervivencia de las generaciones futuras. 

Pero, según aseguran los autores de este estudio, reorganizar la producción y hacer algunos cambios en la dieta permitiría alimentar a 10.000 millones de personas de forma sostenible. “No deberíamos avanzar más en la dirección de producir comida a costa del medio ambiente”, ha dicho en la revista New Scientist  Dieter Gerten, investigador en el Instituto Postdam de Investigación para el Impacto del Clima, en Alemania, y autor principal del estudio. 

Los expertos afirmaron que los ecosistemas de la Tierra, de los que el hombre extrae comida, se mantienen gracias a nueve pilares fundamentales que fueron definidos en 2009 por los científicos Johan Rockström, Will Steffen y colegas. Ellos teorizaron que existen nueve límites o fronteras planetarias, basados en procesos fundamentales, que garantizan la estabilidad del planeta y que, por ello, no deben ser superados. Después de una sofisticada simulación, el estudio de Dieter Gerten ha demostrado cuáles de estos límites están siendo superados por la actividad agrícola y dónde está ocurriendo. 

Según ha concluido este trabajo, la agricultura es capaz de reducir la biodiversidad (lo que conlleva la caída de las poblaciones y la desaparición de especies), desequilibra el ciclo del nitrógeno (esto causa problemas como el colapso del Mar Menor, en Murcia, España), puede provocar un consumo excesivo de agua (secando ecosistemas de agua dulce, como los de las Tablas de Daimiel, España)  y puede llevar a una deforestación excesiva. 

Hay que alimentar toda la población 

Así continúa el informe en la revista Nature Sustainability: “Cuando nos fijamos en el estado del planeta Tierra (...) encontramos muchas razones para preocuparnos, pero también muchas para tener esperanza”, ha dicho Dieter Gerten. Explica: “Usamos demasiado suelo para cultivos y ganado, fertilizamos demasiado y regamos en exceso. (...). Necesitamos replantearnos colectivamente cómo producimos comida. Lo más emocionante es que nuestra investigación muestra que estas transformaciones harían posible obtener alimentos suficientes para 10.000 millones de personas”. 

Para los investigadores, la mitad de la producción mundial de comida viola estos límites. Sin embargo, haciendo cambios geográficos se puede conseguir que la agricultura alimente de forma sostenible a esa cantidad de personas, lo que implica reducir el uso de fertilizantes en Europa Central y China Oriental, para usarlo en el área subsahariana y en el Oeste de EE. UU. Además, proponen abandonar cultivos situados en regiones donde el 5% de las especies están amenazadas y reforestar campos donde se ha cortado más del 85% del bosque tropical. También sería necesario reducir el consumo de agua y el uso de nitrógeno donde son excesivos y ampliarlos donde todavía hay margen. 

Los expertos plantean que la alimentación podría ser sostenible con cambios más profundos: emplear nuevas formas de agricultura reduciendo el desperdicio de alimentos - actualmente es de unos 30 % de la que se produce – y cambiando la dieta; menos carne y más legumbres y verduras como fuente de proteínas, y más leguminosas. Así, como dice Vera Heck coautora del artículo, con una alimentación sana habrá más salud y se protege al planeta. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net