l
Opinión / JUNIO 01 DE 2023

Pensiones, pero sin regímenes especiales

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La reforma pensional puede dar un gran salto si todos los actores públicos y privados se proponen no perder tiempo y se alejan de ese poder político que dicen tener, especialmente algunos congresistas que, conociendo los daños que puede generar al aprobar ajustes equivocados y movidos solo por intereses personales, olvidan la inmensidad de errores que hoy se padecen, como los regímenes especial de pensiones. Las pensiones se destruyen más o se construye mejor de lo que hoy está.  

Con voluntad se puede lograr una gran transformación, pensando en el país, incluyendo interés empresariales, políticos o personales, ajustados y, desde luego, ganando todos, sin abusar de su poder. Los intereses de los fondos privados de pensiones pueden ampliarse y mejorar sus servicios, sin abusar de su posición y con la creación del nuevo fondo público que tendrá Colpensiones incluir más apoyos y beneficios que restricciones a la sociedad. Los ahorradores no deben ser obligarlos a perder por exigencias del traslado de sus recursos, tampoco incluir lo que más esperan millones de colombianos para acabar el gran daño que hacen al país: los regímenes especiales. Si se busca ampliar ayudas sociales hay que ser muy irresponsable para no ampliar los inmensos daños billonarios qué hacen  al sistema, a las finanzas públicas y a miles de trabajadores. Hay desigualdades que disfrutan pocos. No pueden insistir y esperar 15 años o más protegiendo los regímenes especiales, como lo dijo la ministra de trabajo. Increíble.

Ejemplos como el de 3 SMLV con una mesada de 1,8 SMLV y el trabajador que gane entre 8 y 9 millones en Colpensiones logrará una pensión $5.600.000 o un poco más, está en riesgo. Al aprobarse los pilares, recibirán $ 3.700.000 o un poco más, $2.200.000 por Colpensiones y $1.500.000 por los fondos. Ahora, sin definir con claridad las funciones, limitaciones, custodia, entre otras, del fondo público, son prueba suficiente de que la reforma no es lo que el pueblo espera, a pesar de existir ajustes excelentes, como los subsidios. 

Se habla de apoyos y justicia social, algo que debe tener mucha seguridad en las fuentes de recursos. Se debe generar una transición más justa, como está en el proyecto acaba los sueños de millones de familias que deberían iniciar con 800 semanas y no con 1.000. No se deben dañar opciones buenas como la pensión familiar, que requiere ajustes, pero no la miran ni la tocan, impidiendo ampliar su beneficio y cobertura. Deben generar pensiones reales y no apoyos caritativos, perjudicando a millones de trabajadores y las finanzas. Esto exige al país buscar más recursos para atender y cumplir todas sus necesidades, lo que hace aún más urgente el desmonte de los regímenes especiales y no castigar más a millones de colombianos a futuro con más  tributos para sostener regímenes especiales, primas adicionales a gobernadores, alcaldes y el alto gobierno, donde más que beneficios son favores políticos que se pagan, pero si inmensos daños que hacen al país.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net