l
Opinión / MARZO 01 DE 2023

La estrategia clap

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

¿Se han preguntado por qué, pese a todas las tragedias, dramas sociales y miserias, traídas a la vida colectiva por el régimen Chávez-Maduro, el pueblo venezolano sigue optando por huir, por afrontar caminatas de meses, de hambre, de dolor, por ser sujetos de desprecio y recelo en cuanto lugar del ancho mundo tocan, en lugar de derrocar la tiranía que los somete en lo personal y los destruye como nación? ¿Qué factores hacen pusilánimes a los descendientes de don Simón de la Santísima Trinidad en la defensa del legado democrático e inamovible el oprobioso régimen, hoy constituido para desgracia y vergüenza del continente en una segunda Cuba, en otro “paraíso comunista” en predios del Caribe? Indagar al respecto nos aproxima a la solución del complejo acertijo; el mismo que debería inquietarnos a los colombianos: una entre varias consideraciones: al tiempo que industrias, comercio, agro, perdieron importancia como empleadores de recurso humano, víctimas de expropiaciones arbitrarias, escasez o carencia total de materias primas e insumos, agotamiento de divisas para importaciones y capacidad de consumo ciudadano, el tamaño del Estado, esto es de la burocracia en dependencias oficiales, fuerzas armadas, nuevos ministerios e instituciones parásitas del poder ejecutivo, creció sin cálculo ni control, multiplicando la carga presupuestal, la multitud de enchufados al régimen en condiciones laborales precarias, los brotes de violencia y delincuencia callejera, la corrupción generalizada, y la crisis alimentaria aún lejos de ser superada. De igual o mayor incidencia, fue el súbito y dramático desmedro del precio del petróleo que marcó el fin de una bonanza dilapidada por la tiranía en la inútil búsqueda de liderazgo continental, en latrocinios y asaltos a las arcas públicas por parte de la cúpula del poder y sus segundones. 

En cualquier caso, el daño económico al país se consumó de la peor manera, dejando lacras imborrables en la nacionalidad venezolana. No obstante, el calculado y perverso efecto se logró a plenitud: poner al pueblo venezolano a comer del plato del Estado, al punto de hacerlo totalmente dependiente del mismo. Manejar hambre y necesidades insatisfechas a favor de quien detenta el poder es una vieja práctica de dominación. 

La estrategia Clap hace parte del manual de uso para quien ejerce el poder político. Poco pan y algo de circo, continúa siendo fórmula efectiva al alcance de cualquier zurdo con ambiciones de dictador. 

¿Morderemos el anzuelo de reformas diseñadas con propósitos semejantes? 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net